EL ORIGEN

Fátima Ojeda (Madrid, 1967) es la fundadora de Nícoli y esta es su historia. Una historia de viajes, inquietudes y circunstancias que la llevaron a fundar, sin ser consciente de ello, una marca ya consolidada en España y con espíritu de expansión internacional.

De padre asturiano y madre catalana, es la intermedia de siete hermanos, todos varones. En su familia ha habido siempre gran interés por la decoración y el arte. Con catorce años la envían a un internado en Inglaterra donde descubre una manera muy diferente de aprender. Más tarde, sigue estudiando en otro internado en Suiza hasta la mayoría de edad, donde pasa de la austeridad inglesa a una educación más libre, divertida y cosmopolita. De vuelta a España, comienza su carrera profesional en United Distillers y después en Philip Morris.

Poco después se casa y empieza a compaginar la vida profesional con el nacimiento de sus hijos. El destino quiere que uno de ellos nazca con parálisis cerebral y de ahí nace en ella la inquietud por hacer algo, por compaginar su trabajo con la rehabilitación.

No han pasado ni cinco meses de su nacimiento cuando diseña una pequeña colección en su querida Comillas con artesanos de la zona, continuando después desde el garaje de su casa en Madrid y vendiendo por catálogo. Estamos en 1994, nace Nícoli y esas pequeñas colecciones crecen a medida que crecen sus hijos.

Para Fátima, lo más importante es tener un equipo de buenos profesionales y personas con verdaderos valores. Siente pasión por la búsqueda de la estética, lo bello, el trabajo bien hecho, los viajes, los mercadillos, los museos, la historia y la cultura, estando siempre atenta a las tendencias en moda.

Como directora creativa y emprendedora, cuenta su historia para enviar un mensaje positivo a otras mujeres que han pasado o están pasando por una circunstancia similar a la suya, y que eso les sirva como motivación para emprender y comenzar una nueva etapa.

Ella dirige cada día todo el proceso de diseño con la misma ilusión de esos primeros meses en Comillas que se convirtieron en el germen de una marca muy familiar y ya muy consolidada.